*Expertos advierten la invasión de los espacios animales como otro factor.
*La pérdida de los ecosistemas está relacionada en parte con la expansión agrícola, los megaproyectos, incluso, la corrupción.

La destrucción de los ecosistemas y la expansión de las ciudades exponen a la sociedad a la adquisición de enfermedades zoonóticas como el actual Coronavirus, que ya ha dicho la ciencia proviene de un animal, posiblemente el murciélago, aunque aún esté en investigación los saltos que ha dado y su hospedero hasta llegar al hombre, con las trágicas consecuencias mundiales.
La explicación la entregó el científico Sergio Scott Alarcón, doctor en Ciencias, investigador y consultor ambiental, en el marco del espacio Conéctate con la U, de la Unidad de Comunicaciones y Relaciones Públicas, de la Universidad de Córdoba, que convocó a los miembros de la Red One Health (una salud) para Latinoamérica, Ibero y el Caribe, concepto que nace por la necesidad de trabajar de manera multidisciplinaria a escala local, regional y mundial, para mitigar situaciones que pueden causar problemas para la salud y para el bienestar general.
“Cada vez que el hombre destruye los ecosistemas naturales obliga a las especies, a los parásitos y a los patógenos a acercarse más a las ciudades en busca de alimento, de hábitat; pero también tenemos que cada vez las ciudades se están expandiendo más, lo que nos acerca a los ecosistemas y entonces nos exponemos a estar en mayor contacto con especies silvestres. Los animales de compañía y los animales de criaderos pueden ser un trampolín para que las enfermedades lleguen a los humanos”, sostiene Scott Alarcón, quien interactuó desde Chile.
En ese mismo sentido argumentó desde Estados Unidos, Chirstina Pettan Brewer, médico veterinario, magíster en Ciencias en Patología Comparada, al señalar que, aunque el tema de la aparición de este Coronavirus se sabía desde el 2012, la mayoría de las pandemias suceden precisamente por la destrucción de la naturaleza e invasión a los espacios de los animales.
Para el profesor Juan Carrascal, del programa de Medicina Veterinaria y Zootecnia, de la Universidad de Córdoba, las pandemias son el resultado del comportamiento antrópico, relacionado directamente con la pérdida de los procesos ecológicos, de la biodiversidad, incluso, del mismo cambio climático y los agentes contaminantes.
Se remontó el profesor Carrascal al más reciente libro del también médico veterinario Santiago Monsalve, ‘Efectos Antrópicos sobre los Ecosistemas Faunísticos’, en el que describió el autor los cuatro jinetes del apocalipsis de la fauna (destrucción del hábitat, calentamiento global, contaminación genética y el tráfico ilegal de fauna silvestre).
“La pregunta es, ¿qué factores pueden estar llevando o contribuyendo a esos escenarios?”, se interrogó el académico, que al mismo tiempo señaló entre esas cusas a: los megaproyectos, los atropellamientos de animales, la expansión agrícola y ganadera de una forma insostenible, la falta de formulación de políticas públicas, los cultivos ilícitos, la corrupción, entre otra serie de comportamientos que hacen que los virus puedan aparecer. Carrascal es doctor y magíster en Medicina Veterinaria.
Propuso precisamente el profesor unicordobés, seguir la invitación natural de One Health, en el sentido de hacer trabajo colaborativo, interdisciplinar, comunicativo, con mayor participación a los médicos veterinarios en el papel de ayudar a prevenir cualquier enfermedad, ya sea endémica o zoonótica.
“Es importante el manejo del bienestar de los animales para prevenir enfermedades, la seguridad e inocuidad alimentaria, la asistencia microbiana, porque estamos en un escenario donde no se está dando un uso razonable a medicamentos y eso es un problema grave. Por eso no podemos concentrarnos solo en la pandemia, sino en toda esa esfera sobre cómo contribuir para una mejor salud humana, animal y ambiental”, explicó el doctor Juan Carlos Carrascal, fundador y director de la Red One Health en Colombia.
Hay que empezar a cambiar la acción humana
Evelin Segredo, médico especialista en Medicina Familiar, actualmente en línea de batalla contra la COVID 19 en Uruguay, sugiere que el mundo se ocupe de investigar por qué surgen este tipo de enfermedades a partir de la verdadera unión entre las diferentes disciplinas, tal como lo sugiere One Health, una vez se supere la tormenta que todavía estamos pasando por consecuencia de la COVID 19.
“Las pandemias no surgen porque sí, no creo eso, hay que empezar a cambiar la acción humana en este paraguas de la sostenibilidad que manejamos todos los países, es un problema de salud continuo, desde el origen y estamos todos comprometidos. Cada uno de nosotros en la cadena de respuesta tenemos un rol importante”, sostuvo Segredo.
En su aporte durante el espacio de periodismo institucional, desde Chile, Daniela Figueroa, doctora en Ciencias Silvoagropecuarias y Veterinarias, sostuvo que, como cada u ocho meses puede surgir una pandemia en el mundo, entonces es necesario empezar a trabajar en educación desde la prevención y desde la salud.
“Tenemos que pensar en las múltiples disciplinas, y llegar directamente a las comunidades para trabajar en la educación”, recalca.
Se refirió igualmente al ejercicio de traducir el lenguaje hacia las comunidades pequeñas, tal como se está haciendo con los 20 países colaborativos en el tema One Health.

Última actualización