El rector de la Universidad de Córdoba y presidente del Sistema Universitario Estatal, SUE Colombia, Jairo Torres Oviedo, advirtió que las cifras de cobertura en la educación superior en el país serán fuertemente afectadas por la crisis originada por la pandemia del Coronavirus, debido a que la economía se ha contraído y el empleo se fue al piso.

“Las proyecciones más optimistas indican que entre el 25% o 50 % de los estudiantes no se mantendrán en el sistema universitario, por muchas razones, entre ellas la financiera. Esta situación golpea a la educación superior, fenómeno que hoy día se hace evidente, las universidades privadas también se verán afectadas, porque, parte del presupuesto de funcionamiento está vinculado directamente con el pago de matrículas”, sostiene Torres Oviedo.

Estadísticas del rector de Unicórdoba y presidente del SUE Colombia revelan que en el sistema de educación superior mixto en Colombia, ofrecido por el Estado y particulares están matriculados 2.804.041 estudiantes, de los cuales, 2.234.962 son de pregrado y 173.079 en posgrados.

Solo en el sistema público – de acuerdo con Torres Oviedo – la matrícula es de 1.150.591 estudiantes, de los cuales 615. 168 pertenecen a las 32 universidades públicas que constituyen el SUE; y 535.434, conforman las instituciones técnicas y tecnológicas públicas (ITTU). Entre tanto, en las universidades privadas las matrículas de pregrado están representadas en 1.084.371 estudiantes.

“Cabe resaltar que solo el 52 % de los jóvenes colombianos acceden a la universidad, mientras que el 48 % restante no tienen posibilidad de ingreso. Estamos frente a un drama social que requiere de una política pública estatal, que garantice el derecho fundamental a la educación”, agrega el rector de Unicórdoba y presidente del SUE Colombia.

Insistió Torres Oviedo en que desde el SUE se ha propuesto en los últimos años la construcción de una política de gratuidad, para estudiantes de estratos uno y dos, en condiciones de vulnerabilidad.

Previno el directivo que las proyecciones para las universidades públicas también son pesimistas, en cuanto al porcentaje de deserción, que se calcula en un 40 %, teniendo en cuenta que el 70.9 % de sus estudiantes pertenecen a los estratos uno y dos.

“Muchos jóvenes verán frustradas sus posibilidades de seguir estudiando, en consecuencia se requiere la intervención del Estado de manera decidida, para minimizar esta situación. Urge un esfuerzo de la institucionalidad regional, alcaldías y gobernaciones, para apoyo de matrícula de estudiantes de universidades públicas en sus jurisdicciones”, precisó Torres Oviedo.

Advirtió además que en el caso de las instituciones públicas será notorio el impacto financiero y se profundizará aún más, teniendo en cuenta que el 48 % de los ingresos con los que funcionan, son propios, es decir, deben generarlos.

Esa cifra corresponde a 3.5 billones de pesos al año, de esos 1.1 billón se derivan de matrículas, ingresos económicos que a la fecha tienen una reducción del 66.34 %, en promedio, comparado con el mismo periodo del año anterior, mientras que el resto de los recursos propios corresponden a ventas de servicio, recursos de capital, créditos, estampillas y otros, también afectados por la crisis.

“El propósito fundamental en este momento para la educación pública es lograr que nuestros estudiantes no deserten, la universidad pública debe mantenerse abierta, con su tarea misional que es ofrecer su capacidad al servicio de la crisis”, puntualizó el rector de Unicórdoba y presidente del SUE Colombia.

Última actualización