DEBERES Y DERECHOS

  • Procurar el cuidado de su salud, la de su familia y comunidad.
  • Atender oportunamente las recomendaciones de los programas de promoción y prevención.
  • Actuar de manera solidaria ante las situaciones que pongan en peligro la vida o salud de las personas.
  • Respetar al personal responsable de la prestación y administración de los servicios de salud.
  • Usar adecuada y racionalmente las prestaciones ofrecidas y los recursos del sistema.
  • Cumplir las normas del sistema de salud.
  • Actuar de buena fe frente al sistema de salud.
  • Suministrar la información requerida para la prestación del servicio.
  • A acceder a los servicios y tecnologías de salud que le garanticen una atención integral, oportuna y de alta calidad.
  • A recibir la atención oportuna de urgencias sin exigirle documento o cancelación de pago previo.
  • A mantener una comunicación plena permanente, expresa y clara con el profesional de salud tratante.
  • A obtener información clara, apropiada y suficiente del profesional de la salud tratante, que le permita tomar decisiones libres, conscientes e informadas sobre los procedimientos que le vayan a practicar y sus riesgos.
  • Ninguna persona podrá ser obligada, contra su voluntad, a recibir tratamiento de salud.
  • A recibir prestaciones de salud en las condiciones y términos consagrados en la ley.
  • A recibir un trato digno, respetando sus creencias, costumbres y opiniones sobre los procedimientos.
  • A que su historia clínica sea tratada de manera confidencial y secreta y que, solo con su autorización puedan ser conocidos. O en casos previstos por la ley, a consultar su historia clínica en forma gratuita y a obtener copia de la misma.
  • A que se le preste durante todo el proceso de la enfermedad, asistencia de calidad por trabajadores de la salud, debidamente capacitados y autorizados.
  • Ala provisión y acceso oportuno a tecnologías y medicamentos requeridos.
  • A recibir servicios de salud en condiciones de higiene, seguridad y respeto a su intimidad.
  • A la intimidad. Se garantiza la confidencialidad de toda información suministrada en los servicios de salud y de las condiciones de salud de enfermedad de la persona, sin perjuicio de la posibilidad de acceso a la misma por los familiares en los eventos autorizados por la ley o las autoridades.
  • A recibir información sobre los canales formales para presentar reclamación, quejas, sugerencias y comunicarse con la administración de las instituciones, as i como a recibir respuesta por escrito.
  • A solicitar y recibir explicación de los costos por tratamiento de salud recibidos.
  • A que se le respete la voluntad de aceptación o negación de la donación de sus órganos.
  • A no ser sometidas a tratos crueles o inhumanos que afecten su dignidad, ni a ser obligados a soportar sufrimiento evitable, ni obligadas a padecer enfermedades que pueden recibir tratamiento.
  • A que no se trasladen las cargas administrativas y burocráticas que deben a sumir los encargados o intervinientes en la prestación de servicios.